• Sr. Klein

Consejos para organizar una comunión

Hoy queremos dejar a un lado las bodas y dedicar unas líneas a las comuniones. Cada vez se comienza con más antelación la preparación y organización de este día, que por un motivo u otro, resulta tan especial para los jovenzuelos de la casa y sus familias.

Si tenemos en cuenta las miles de posibilidades que se abren ante nuestros ojos a la hora de escoger detalles para la Primera Comunión, no es de extrañar que más de un padre entre en shock y que alguna que otra madre se tire de los pelos por lo abrumadora que puede llegar a ser la situación. Pero, ¡eh!, aquí te dejamos un breve resumen de algunos puntos importantes a tener en cuenta que nos han de servir sobre todo para priorizar tareas y distribuir bien el presupuesto del que disponemos sin perder la cabeza ni tener que vender un riñón.

Para empezar... Es una fiesta para niños. Ellos son los protagonistas, sí, pero hay que tener mucho cuidado de no llegar a los extremos. Con esto queremos decir que, aunque ellos van a ser los protagonistas indiscutibles de la jornada, no tenemos porqué llegar al punto de convertir la celebración en un gran parque de juegos. Los adultos también deben tener su espacio. Y tan desastroso es un extremo como el otro. No hay porqué contratar animación, colchón hinchable, mago, pinta-caras y mil cosas más para ese día. ¡MESURA! Que en el término medio está la virtud.

Punto número dos. Seamos sinceros. Una comunión no es una boda. Teniendo esto presente no se disparará el presupuesto. Aunque cada vez es mayor el detalle y la atención que se presta a la organización y diseño de una comunión, no podemos perder de vista hasta dónde estamos dispuestos a llegar en la elaboración de dichos detalles.

La forma más sencilla de que el mundo de los adultos y el de los niños convivan en armonía ese día, en lo que al aspecto visual y decorativo se refiere, es seguir una paleta de colores que le dé unidad a todo el conjunto de la celebración. Dos o tres colores principales, a lo sumo, y a partir de esa elección podremos jugar con un sinfín de posibilidades para las invitaciones, recordatorios, mesa dulce, centros de mesa, tarta...

Y lo más importante: para ajustarnos al presupuesto y que el resultado sea como lo teníamos pensado hay que establecer prioridades. A veces, es mejor renunciar a algo para centrarnos en lo que realmente nos interesa. Esto es especialmente útil en lo referente al diseño de decoración. Si podemos y queremos tirar la casa por la ventana, ¡perfecto! Pero si no, os recomendamos que hagáis una lista con todo lo que os gustaría tener en la Primera Comunión de vuestro hijo/nieto/sobrino y a partir de ahí, id tachando lo prescindible.

¿Aún os parece un mundo? Para eso estamos nosotras. Somos las cabezas pensantes que se encargan de economizar y utilizar el presupuesto de la forma más eficiente al mismo tiempo que nos encargamos de diseñar una celebración completamente personalizada. Siempre andamos a la caza de nuevas ideas y no nos gusta que se queden en un cajón pillando polvo.

Por eso, para terminar, queremos dejaros un tablero de Pinterest que, esperamos, os sirva de inspiración para vislumbrar esa idea perfecta en la celebración de una comunión.



#comunión #Primeracomunión #fiestadeniños #decoracióninfantil #ideasparacomuniones #mesadulceinfantil





¿Aún te queda alguna duda sobre cómo organizar la comunión ideal? Descubre lo que podemos hacer por ti.