• Sr. Klein

Cómo escoger el menú ideal para tu boda

La prueba de menú es una de las grandes esperadas en el proceso de organización de una boda, y es que a nuestros novios se les hace la boca agua al pensar en la degustación de los platos. Por supuesto, como wedding planners, siempre contaréis con nuestro asesoramiento en estos detalles cruciales para definir cómo será vuestra boda. Aunque puede parecer una tarea sencilla, si el objetivo es escoger el menú ideal para vuestra boda a continuación os contamos los aspectos que debéis tener en cuenta y que errores no debéis cometer.



Escoger menús con demasiados platos

Ante el miedo de que los invitados se queden con hambre, siempre tendemos a escoger menús de demasiados platos con copas de bienvenida muy extensas. Y es que mejor caballo grande, ande o no ande. No pretendemos engordar a nuestros invitados como cochinillos, así que debemos escoger un menú equilibrado. Si vamos a tener una copa bienvenida extensa, lo ideal es escoger platos más ligeros y como máximo dos, que pueden ser un entrante y un principal o un primer y un segundo plato más ligeros. Si queremos que nuestro menú sea de tres platos, mejor que no sean muy copiosos y que la copa de bienvenida sea corta. Que la boda sea de día o de tarde y saber el tipo de invitado que asistirá, os ayudará a escoger el número de platos en vuestro menú. Por ejemplo, en las bodas de día os podéis permitir que los menús sean más copiosos porque se suele comer más que en una boda de tarde, además la celebración suele alargarse un mayor número de horas que en una boda de tarde. En este último caso, intentad escoger menús más ligeros si queréis que vuestros invitados lleguen vivos al día siguiente.



Experimentar demasiado con la comida

Si sois de los que os gusta probar cosas nuevas o exóticas, pero no queréis dejar a más de uno sin comer, no caigáis en el error de incluir este tipo de comida entre los platos principales de vuestro menú. La gran ventaja que tiene la copa de bienvenida es que os permite escoger entre toda una variedad de aperitivos y descartar aquellos que no os gusten tanto. Así que, para quitaros la espinita y además contentar a vuestros invitados, dejad los experimentos para este momento.



No tener en cuenta el tipo de invitado que asistirá a vuestra boda


Invitados aburridos, cansados o hambrientos es el resultado que podemos obtener si no tenéis en cuenta cómo es el tipo de invitado que vais a tener en vuestra boda. Saber cómo son vuestros invitados os va a ayudar, no solo a escoger el menú y el número de platos, sino también a decidir si preferís una boda tipo cóctel o una boda en la que los asistentes estén sentados durante la comida/cena.

Una combinación perfecta es una boda tipo cóctel con determinadas mesas de apoyo con sillas para que la gente pueda sentarte y/o apoyarse para comer. Así podréis satisfacer a los invitados más jóvenes para que puedan socializar a sus anchas y a los invitados más mayores para que se puedan sentar cuando estén cansados. En estas bodas este tipo de mesas son imprescindibles, no solo para que vuestros invitados pueden descansar sus posaderas, sino para poder dejar los platillos que se van acumulando y que ya no caben en las famosas mesas altas que se nos quedan pequeñas.


Y nuestro mejor consejo: sed fieles a vuestro estilo y personalidad y dejaos aconsejar por los profesionales del sector. Vuestro catering y vuestras wedding planners están ahí para ayudaros y resolver todas vuestras dudas. El trabajo en equipo entre todos los proveedores es la mejor y mayor garantía para una boda de ensueño.



Imágenes de catering La Manzana de Adán



#tipsdeorganizaciónboda #menúboda #menúidealboda #comidaboda #tiposdemenuboda




¿Necesitas consejo? Consulta nuestro servicios de Wedding Planner